jueves, 7 de abril de 2011

¿Falofa, farofa o qué?



La influencia de la población africana en la cultura brasileña es imprescindible, ya que ésta no existiría como tal sin la presencia de la otra. Las primeras documentaciones de tráfico de esclavos hacia el Brasil datan de 1533, y en la carta de “Pero Vaz de Caminha” del 1500– que es la partida de Nacimiento de Brasil – ya se habla de la presencia de esclavos negros en el barco. Por otra parte, se estima que los primeros esclavos negros llegaron a Portugal en el año1441.

Hacia el siglo XVI, Portugal ya contaba con un negocio bien armado, de tráfico de esclavos, en una ruta que reunía a Europa, África y América, transformando así a millones de africanos en una excelente moneda de cambio. En el siglo XVII los ingleses y los holandeses (que en ese momento poseían colonias en tierras brasileñas) lograron traspasar en ganancias los portugueses en el negocio del tráfico de esclavos.

En Brasil, la esclavización del indígena culminó en 1755, lo cual posibilitó un intercambio de culturas muy fuerte y fluído entre el indígena y el negro. Aún hoy, no es raro ir a una zona de Quilombolas - asentamientos fundados por negros brasileños que huían de la esclavitud- y encontrar allí mandioca plantada, un molino, o una casa de harina de mandioca. Costumbres típicamente indígenas.
También, la etimología de la palabras “farofa” o “farófia” es bastante controvertida, pero se cree que viene del kimbundu “falofa”. Otros afirman que viene del latín far, “harina” y offa que indica algo que está enharinado. Esto es una larga discusión para los filólogos y etnolinguístas, y aún sigue vigente.

Es así, que de una manera u otra, la “farofa de dendê” es una de las pocas recetas del Candomblé (religión de origen africana en Brasil) cuyo nombre deriva del portugués. Además, las farofas de las comidas de santo, son todas hechas básicamente con la harina de mandioca (en Salvador de Bahia).

La harina de mandioca ya viene tostada y lista para comer. Tiene por lo general un color más amarillento que la fécula o que los otros amidos de mandioca, que suelen ser bien blanquitos. Si queremos hacer una farofa, utilizamos la harina de mandioca y le agregamos una grasa que puede ser: manteca, aceite de dende, o un poco del rutie. Luego se doran las cebollas en la grasa, se agrega un poco de sal, y la harina hasta dar el punto justo de tu gusto.

La Farofa de Dende es un clásico de la cocina bahiana y es la clásica ofrenda para Exu, Ogum, Iroco, entre otros dioses. En la Farofa de Dende se suele utilizar el aceite de palma y camarones secos para darle más gusto, y lo cierto es que queda muy rico.

2 comentarios:

  1. Thanks for stopping by my blog. I look forward to many more of your creations.

    ResponderEliminar