martes, 30 de agosto de 2011

Usos del venado


Encontramos esta linda propaganda de ¿grasa marca venado o de venado? publicado en el Periódico “O Estado de São Paulo” en 20/02/1896.

viernes, 26 de agosto de 2011

Venado


El colonizador portugués no era conocido por la conciencia ecológica, podemos hasta decir que era todo lo contrario. El colonizador portugués era un voraz devastador de la fauna y de la flora Brasileña, explotando al máximo todo lo bueno que encontraba.
Los venados ya eran alimento para los nativos, y cayó en el gusto de la nueva población que llegó al continente. Hoy muchas especímenes de venados están amenazadas de extinción, en algunas localidades de Brasil y de Argentina infelizmente todavía cazadores matan estos bellos animales, que fue reproducido en pinturas rupestres y hace parte de la cultura autóctona, que aprovechaba al máximo el animal usando incluso sus cuernos para hacer utensilios y hasta té medicinal, que supuestamente era bueno para el intestino.
Después de la carne del cerdo salvaje, la carne del venado era la caza más apreciada, siendo que el venado chico tiene la carne parecida al chivito y el venado grande tiene una carne más similar a la carne vacuna en la apariencia y gusto.
Después de matar el animal se recomendaba lijarle los pies o cortarlos directamente para evitar el fuerte olor que podría llegar a desprender si no fuera correctamente tratado.

martes, 23 de agosto de 2011

El Tambuatá


La mayoría de los viajeros y colonizadores europeos siempre compararon los animales y frutas de Brasil con los referentes europeos, pero algunos animales eran muy particulares, los que les resultaba muy difícil de explicar o hasta comparar.
El pez de nombre Tambuatá es uno de ellos, su cuerpo es recubierto por placas óseas duras, como láminas de protección, por esto siempre es comparado a nuestro terrestre tatu.
Su nombre científico es Callichthys callichthys, son típicos de agua dulce, tienen el tamaño de una sardina y de manera sorprendente tienen la carne de un color amarillo-anaranjado.
Los grandes comensales históricos que describieron las novedades de la tierra brasilis fueron unánimes en opinar que el Tambuatá es muy rico. El nativo ya lo sabía, y hasta hoy en el norte de Brasil es ingrediente de un famoso plato típico llamado tucupi.

miércoles, 17 de agosto de 2011

Tatú en 1500


Ilustración de 1557 del libro "Dos Viajes a Brasil" de Hans Staden.

lunes, 15 de agosto de 2011

Tatú


Su apariencia fue un espanto para el viajante europeo que llegó en América del Sur en 1500. Encontrado desde Venezuela, pasando por las Guayanas, Brasil, llegando hasta la Argentina, el Tatú ya era consumido por los nativos, no solo por su deliciosa carne sino también por su coraza con la cual hacían utensilios varios y adornos.
Su coraza era casi una armadura y a veces para protegerse se transformaba en una pelota dando un giro en su proprio cuerpo para evitar golpes, o mordidas de sus predadores. Y a pesar de la apariencia el Tatú no es agresivo, siendo en realidad miedoso, y muy veloz en sus escapadas por el medio de la mata, pero en su cueva, cueva que él mismo hace en el piso, se hace presa fácil para los cazadores.
Hoy es un animal en riesgo de extinción, estando su caza prohibida en Brasil, pero infelizmente los cazadores siguen matando tatúes, y tal vez futuras generaciones apenas puedan verlo embalsamado.

viernes, 5 de agosto de 2011

El Pez- buey


El Pez- buey, Manatí, o Guaraguá (trichechus manatus) que era denominado “Iguaraguá” por los indígenas. Conforme relatos en cartas de Jesuitas, y colonos, eran abundantes en los estuarios de los ríos Brasileños, donde el rio se encuentra con el mar y el agua dulce se mezcla con el agua salada.
En esta época, del Brasil Colonial, eran 166 días de ayunos y abstinencia de carne, solo siendo permitida la carne de pescado. Existían muchas dudas, si el pez-buey estaba habilitado como pescado o como buey.
Su carne era considerada un manjar que podría ser comido fresco o salado, y mucho más similar a la carne de vaca que de pescado. Su grasa que venía pegada a la piel y en especial en la parte de la cola era utilizada de la misma manera que la grasa de cerdo o hasta como la manteca.
Muchas leyendas fueron creadas con el pez-buey, y en Europa había gran curiosidad por el bicho, sus atributos de mamífero intrigaban a todos, ya que el pez-buey por lo general tiene una sola cría y lo amamanta como hace el buey, además de tener el sexo más bien como un bicho de patas que como un pez.
El pez-buey era famoso por ser manso y fácil de cazar, con una deliciosa carne y pocas crías, hoy está amenazado de extinción.